San Esteban de la Sierra, una de las joyas menos conocidas de las Sierras de Salamanca.

En el valle del Río Alagón existen muchos tesoros naturales, culturales y gastronómicos. Uno de los más atractivos es el bello pueblo de San Esteban de la Sierra. Localizado a la orilla del río Alagón, atesora un laberinto de espléndidas casas serranas, restaurantes y alojamientos para todos los gustos y una antiquísima cultura del vino que se condensa en sus bodegas (Tiriñuelo es la más conocida) y en innumerables lagares rupestres, labrados en la pura roca granítica, que se reparten por todo el valle y que se pueden descubrir en su magnífica Ruta de los Lagares Rupestres.
Los valles y montes donde se ubica es un vergel que reúne bosques y cultivos de media España y es un destino inmejorable para el senderismo y el encuentro respetuoso con la naturaleza. La protección de los montes y bosques cercanos y del impetuoso río Alagón, permite que incluso en estos primeros días de verano luzca repleta de flores silvestres por sus calles y campos.

Sin duda alguna, una visita extraordinaria para este verano que acaba de comenzar.

Comentarios

Deja una respuesta