La Naturaleza es eternamente sabía. Su capacidad para superar las adversidades, simplemente, no tiene límites. Cuando parece que ya está vencida y que el peso de sus largos años de vida y lucha van a derribarla definitivamente, tercamente nos demuestra